[ Torna all'Indice della sezione]

Indice

El hombre nuevo y la renovación epocal en Boris Mouravieff (1890-1966)

par Gianrico Gualtieri

Traducción del italiano de José Antonio Hernández García

 

ritratto Mourevieff

Boris Mouravieff nació en Cronstadt, en Rusia, el l8 de marzo de 1890. De su vida familiar, de su juventud y de sus estudios se sabe muy poco: un curriculum vitæ y algunas fotografías. En su curriculum, Mouravieff declara haberse graduado en la Escuela Superior de Marina y haber servido en las fuerzas navales del Mar Negro durante la Primera Guerra Mundial. En numerosos documentos suyos se encuentra, en efecto, el título de "Comandante". En 1920 abandona definitivamente Rusia, dejando tras de sí sus títulos y su fortuna familiar. Viaja por Constantinopla y Bulgaria antes de establecerse en París en 1924. Durante su prolongada estancia en Francia, se casa con una joven bailarina rusa, Larissa Bassova. Durante este período, Mouravieff trabaja como ingeniero en la rama de los combustibles, y consagra su tiempo libre a la investigación y el estudio de la historia rusa y la tradición esotérica.

Durante la Segunda Guerra Mundial es arrestado por la Gestapo, pero logra fugarse y en 1944 se refugia en Suiza. A partir de esta fecha, resulta más fácil reconstruir la historia de su vida hasta llegar a 1966, año de su muerte.

Después de haber dejado Rusia por Francia, Mouravieff recomienza su vida como historiador y profesor, y da muestras de una energía poco común. Trabaja primero en la Escuela de Estudios Superiores Internacionales, y después, a partir de 1955, enseña en la Universidad de Ginebra en calidad de libero docente, donde imparte cursos de historia rusa y de filosofía esotérica. Publica numerosos trabajos concernientes a sus dos materias predilectas --la historia rusa y el esoterismo-- y, finalmente, agotado por el trabajo, muere después de una crisis cardiaca el 28 de septiembre de 1966.

El trabajo principal de Mouravieff en el campo esotérico es Gnosis1, obra compuesta en tres volúmenes en la que el autor expone los fundamentos de la tradición esotérica de la ortodoxia oriental, al menos por lo que se refiere a la parte teórica. Sus indagaciones, antes de ser redactadas en forma de tratado destinado a publicarse, fueron expuestas en el ámbito de sus cursos universitarios en la Universidad de Ginebra entre 1955 y 1958 con el título de Introducción a la filosofía esotérica según la tradición de la ortodoxia oriental. El curso, compilado para facilitar el mejor aprovechamiento de los estudiantes, comprende muchos elementos que están ausentes o apenas se esbozan en el texto de Gnosis.

El propósito del presente artículo es proporcionar una exposición articulada -aunque sumaria- de los contenidos específicos de la doctrina de la Gnosis. Nos proponemos, además de dar algunas indicaciones sobre la vida y el pensamiento de Mouravieff, delinear brevemente algunos temas que pueden constituir -eso esperamos- otras tantas pistas válidas de lectura que puedan servir de algo más que solo de instrumentos críticos.

El problema del hombre nuevo

Ya se han expresado algunas ideas centrales en el pensamiento de Mouravieff, que aparecen también -de forma paralela- en el campo de sus estudios histórico-políticos, y que resultan esenciales para comprender el espíritu y los propósitos de su trabajo. Mouravieff estaba convencido de que la humanidad había llegado al punto de un cambio de época; por esto la idea de la Tradición se inserta en el fondo del problema sobre el sentido de la historia y sobre el significado del momento actual:

«el problema del Hombre Nuevo, señalado ya en los inicios del siglo XX, adquiere hoy toda su importancia. Y esto es así porque la sociedad humana se encuentra ante un umbral2 desmesurado respecto de la historia precedente. La Nueva Era, que es inminente por el progreso y por la técnica, se preanuncia muy distinta al período actual tanto como éste lo es del Medioevo.

Existe, no obstante, una línea común en estos períodos de transición: es el problema de la creación de una nueva elite»3.

Esta es la temática que aborda de manera más específica en el artículo Le problème de l'Homme Nouveau4. Los cambios de la elite dirigente en el Medioevo concluyen en la época de la Enciclopedia, precisa Mouravieff, y se producen en función de la aparición de un nuevo tipo de hombre: el intelectual u hombre de ciencia.

El tipo de hombre de la elite que se creó al inicio de la época moderna -prosigue Mouravieff- se caracteriza por la potencia intelectual, y está bien representado por un personaje como Descartes y, más tarde, por los enciclopedistas franceses. Dotado más bien de un escaso sentido práctico, este "hombre nuevo" ha orientado sus esfuerzos hacia la ciencia aplicada y ha conducido a Europa a la revolución industrial, en cuyo ápice destaca la explotación de la energía atómica.

Al igual que el caballero medieval en su tiempo, el "tecnócrata" de hoy, rebasado por los acontecimientos, debe resignarse a ceder el paso a un nuevo tipo de hombre. Y aquí aparece el nudo problemático de la cuestión. Mouravieff sostiene que el gran peligro de nuestros tiempos consiste en el inmovilismo del pensamiento sobre el plano moral. Casi sin percatarse del todo, el hombre contemporáneo cree poder afrontar y resolver todos los problemas de hoy y de mañana con los métodos utilizados en el siglo diecinueve. De este modo, no toma en cuenta las enormes modificaciones producidas en su tiempo en todos los ámbitos.

Comentando una profecía de San Pedro5, Mouravieff piensa que el futuro de la humanidad puede ser o diabólicamente catastrófico (si avanzamos hacia al encuentro del cataclismo previsto por el apóstol) o, bien, divinamente creativo y susceptible de dar lugar a "los nuevos cielos y a una nueva tierra donde habitará la verdad".

El mundo antiguo había puesto bajo la égida de la Filosofía a la Religión y a la Ciencia. Por decirlo de algún modo, estaba "filosofizado". El espíritu de este tipo de hombre, esencialmente contemplativo, no buscaba ahorrar tiempo ni dinero.

El Medioevo, bajo la égida de la Religión, "religionizó" la Filosofía y la Ciencia. Y finalmente, en la época moderna, les tocó a la Religión y a la Filosofía ser "cientifizadas".

El Arte se distingue de la Filosofía, de la Ciencia y de la Religión por su capacidad de comprender todo sin deformarlo. Y lo propio de la época que está bajo la égida del Arte es que las otras tres actividades humanas sean llamadas a realizarse plenamente asumiendo sus formas naturales, sin restricciones ni hipertrofias, y armonizándose y complementándose una con la otra. La ética estará basada en la estética.

Empero, esto exige que la nueva elite dirigente del mañana sea integrada por superhombres, en el mismo sentido en que los "tecnócratas" de hoy podrían parecer superhombres a los hombres del Medioevo. El tecnócrata ha desarrollado facultades latentes que permanecían en estado embrionario en el caballero medieval.

De manera análoga, en la elite de hoy existen facultades latentes que, adecuadamente desarrolladas, servirán a la formación del Hombre Nuevo.

Tradición y renovación

¿Cuál es el rol de la Tradición en el marco del previsto cambio epocal?

El hecho es que -dice Mouravieff- el hombre llamado a resolver los problemas actuales y futuros deberá necesariamente poseer un conocimiento más profundo de la naturaleza humana capaz de revelarle al hombre real, distinto del hombre abstracto e impersonal que generalmente es objeto de estudio.

En suma, los nuevos problemas hacen necesario ritualizar una antiquísima prescripción: conócete a ti mismo. La Tradición estudiada en Gnosis -Gnosis -explica brevemente Mouravieff- tiene su fuente en el antiguo Egipto. Los elementos de tal tradición, que en la antigüedad solamente se habían revelado durante los misterios y en el más absoluto secreto, pasaron de Egipto a Judea por medio de Moisés, y a Grecia a través de Orfeo y Pitágoras. La predicación de los apóstoles funde estas dos corrientes en el Imperio de oriente, y a partir del cual la Tradición se difunde hacia Rusia y hacia Europa occidental. Y es así como junto a los centros del Monte Athos, de la Optima Poustyne y de los Solovkis en el norte de Rusia, tuvimos en Europa centros como el Monte Saint-Michel, Monte Cassino y muchos otros.

Y es en los textos de la Tradición oriental en los que se basa el estudio propuesto por Mouravieff en su obra Gnosis, tal y como lo precisa en el prefacio al volumen I:

«La Tradición esotérica cristiana se basa en el Canon, en el Rito, en el Menologio y, finalmente, en la Doctrina. Esta última es un conjunto de reglas, de tratados y de comentarios debidos a los doctores de la Iglesia ecuménica. Estos textos han sido reunidos en gran parte en una compilación titulado Philocalia6. A esto es necesario añadir los escritos aislados de autores antiguos y modernos, religiosos y laicos.

La mayor parte de los textos de la Philocalia son extractos escritos por personas que poseían ya cierta cultura esotérica. Otro tanto se puede decir de algunos aspectos de los textos del Canon, incluidos los Evangelios. Es necesario notar que, al dirigirse a todos, estos textos no pueden tener en cuenta la capacidad de nadie en particular. Por esto, el obispo Teofanio el Eremita insiste -en el prefacio a la Philocalia, - en el hecho de que nadie7 puede, sin ayuda, llegar a penetrar la Doctrina. Y es por esto que la ciencia esotérica conserva y cultiva, además de las fuentes escritas, una Tradición oral que vivifica la Letra. La ortodoxia oriental supo conservar intacta esta Tradición, en particular aplicando la regla absoluta del hermetismo. De generación en generación, desde la época de los Apóstoles, ha conducido a sus discípulos hacia la experiencia mística».8

Los estudios esotéricos proporcionaron al hombre los instrumentos para responder a las interrogantes sobre el sentido de la vida y de la sociedad humana en la época actual. En el ámbito esotérico, el tiempo de las búsquedas particulares y de la búsqueda de las finalidades individuales ha comenzado definitivamente. Sin sentirlo, el esoterismo se ha vuelto una esfera de dominio público, y los estudios esotéricos prácticos en lo futuro deberán tomar en cuenta esta situación y contribuir a una renovación significativa en la vida del hombre.

Hacia el segundo nacimiento

Y si la principal facultad de la actual elite dirigente -la intelectual- es su capacidad de calcular y combinar, la principal facultad del Hombre Nuevo será su capacidad de distinguir espontáneamente, sin testimonios ni pruebas, lo verdadero de lo falso, la verdad de la mentira. La nueva cultura, cuyo portador es el Hombre Nuevo, comprenderá toda la experiencia milenaria de la humanidad así como nuevas facultades que, hasta hoy, no se han manifestado mas que esporádica y parcialmente, y que se mantienen sin ninguna aplicación práctica bajo la actual organización de la sociedad humana. El hombre de elite del mañana habrá "nacido dos veces", de acuerdo con las célebres palabras que le dijo Jesús a Nicodemo9.

En nuestro período de transición, la solución al problema del Hombre Nuevo implica la aportación positiva de la Gnosis al la instauración progresiva del régimen del "romance único", que debe sustituir al "romance libre" propio del ciclo que llega a su fin. Así, el problema actual del Hombre es conducirlo de nuevo al Andrógino, estado límite de la conciencia humana que corona los esfuerzos de los discípulos y que triunfa finalmente con su segundo nacimiento.

Y puesto que cualquier nacimiento está vinculado a la relación de amor entre dos sexos, así también el Hombre Nuevo será el resultado de una concepción distinta del Amor y del modo de entender la relación amorosa, sobre la que se basará una evolución significativa del tema del romance y de sus correlativos significados esotéricos que se esconden detrás de la conocida expresión "alma gemela":

«Según la Tradición, la evolución humana, después de una largo período prehistórico, prosigue una sucesión de tres ciclos: Ciclo del Padre, que la historia sólo conoce parcialmente; Ciclo del Hijo, que está llegando a su fin; y, por último, el Ciclo del Espíritu Santo, al que actualmente estamos llegando.

La antropología establece la aparición del homo sapiens fossilis hace unos cuarenta mil años. La vida se caracterizaba entonces por el matriarcado derivado del sistema de matrimonio colectivo. Hace aproximadamente catorce mil años, con la aparición del homo sapiens recens, el régimen de la gens matriarcale cedette gradualmente il posto a quello della gens patriarcal, cede gradualmente su puesto a la gens patriarcal, caracterizada por la poligamia. A pesar de que fue un avance, este sistema ahora es señalado por su bestialidad, pues la mujer quedó reducida a la condición de mercancía viviente. Esto no obstante a la antigua tendencia que prevaleció por más tiempo. Aristóteles lo testimonia cuando describe la actitud de la clase rica de su tiempo respecto del problema de la mujer. Se mantuvo -nos dice- a la esposa legítima para producir ciudadanos de acuerdo con la ley, a la cortesana para el placer y, finalmente, a la concubina para el uso cotidiano. Tal concepción reducía el amor a una posición mínima.

Jesús introduce en las relaciones humanas algo que era prácticamente desconocido antes de él. Sustituye la ley de la jungla: ojo por ojo, diente por diente10, por un nuevo mandamiento: amaos los unos a los otros11.

Esto produjo una revolución en las relaciones entre el hombre y la mujer: se introdujo el amor a la vida social. La "mercancía" de otros tiempos obtuvo derecho de ciudadanía. Cierto: no de manera inmediata ni integral. El principio del amor fue establecido todavía como una elección recíproca. Fue la revelación del romance.

El romance, mediante el cual la sociedad cristiana vivía el principio de la elección recíproca, alcanzó su apogeo en el Medioevo. A pesar de la declinación que ha sufrido desde entonces, y a pesar de la tendencia actual de retorno a la forma regresiva de las relaciones entre los sexos, el romance permanece como el ideal declarado de nuestra sociedad. De esta forma, no resulta apropiado hablar de la muerte del romance. Porque en silencio se prepara una revolución para sustituir el libre enamoramiento de la era cristiana por el romance único, privilegio de la era del Espíritu Santo. Liberado de la servidumbre de la procreación, el romance del mañana está llamado a cimentar la unión indisoluble de dos seres estrechamente polares, unión que asegurará su integración en el seno de lo Absoluto. A propósito de esto, al apóstol San Pablo dice: en el Señor, la mujer no puede ser sin el hombre, ni el hombre sin la mujer12.

La visión de tal romance obsesiona a los más grandes espíritus del milenio. Allí se reencuentra el amor platónico, fundamento del romance único, el de los mitos del Andrógino, de Orfeo y Eurídice, de Pigmalión y Galatea... y la aspiración del corazón humano que, en secreto, clama desde su profunda soledad. Este romance constituye el propósito esencial del trabajo esotérico. De eso se trata el amor que unirá al hombre con ese ser único para él, la Mujer-Hermana13, gloria del hombre, así como él mismo será gloria de Dios14. Iluminados por la luz del Tabor, que hace de los dos algo único, veremos entonces fluir el Amor verdadero, transfigurante, vencedor de la Muerte.

El Amor es el Alfa y Omega de la vida. El resto sólo tiene un significado secundario. El hombre nace con el Alfa. El propósito del presente trabajo es indicar el camino que conduce hacia el Omega.»

Estos significados y otros deben salir a la luz. La Tradición esotérica, como un río subterráneo, contiene esta sabiduría a través de los siglos, mientras en la superficie impera la anarquía del hombre. Es tiempo -añade Mouravieff- de que esta sabiduría antigua abandone las celdas de los monjes y sea enseñada en la universidad, con la finalidad de que la nueva elite pueda formarse lo más rápido posible, para realizar la segunda alternativa de la profecía de San Pedro: «Esperamos, según su promesa, los cielos nuevos y la tierra nueva, en la cual habitará la verdad»15.

 


Libros de Boris Mouraieff

Historia política y diplomática

L'histoire de Russie mal connue.
Le Testament de Pierre le Grand, légende et réalité. Neuchâtel, La Baconnière.
Le Problème de l'Autorité super-étatique, Neuchâtel, La Baconnière.
L'Histoire a-t-elle un sens ? «La Revue suisse d'Histoire», t. IV, fasc. 4.
L'Alliance russo-turque au milieu des guerres napoléonniennes, Neuchâtel, La Baconnière (Diplôme des Hautes Etudes Internationales).
Sainte-Sophie de Constantinople, Bruxelles, revue «Synthèses», n. 167.
La Monarchie russe, Paris, Payot.

Obras no publicadas

La Question d'Orient des temps antiques à la fin da XVIIIe siècle.
De l'Origine du peuple russe, les Russes sont-ils des Scythes ?

Filosofía esotérica

Le Problème de l'Homme nouveau, Bruxelles, revue «Synthèses», n. 126-127.
Liberté, Egalité, Fraternité, Bruxelles, revue «Synthèses», n. 129.
Gurdjieff, Ouspensky et les Fragments d'un Enseignement inconnu, Bruxelles, revue «Synthèses», n. 138.
Le Substantiel et l'Essentiel, Bruxelles, revue «Synthèse», n. 144.
Les Croyances slaves préchrétiennes, Bruxelles, revue «Synthèses», n. 161.
Gnôsis, études et commentaires sur la Tradition ésotérique de l'Orthodoxie orientale, T. I (ciclo exoterico), Paris, La Colombe, 1961.
Gnôsis, T. II (ciclo mesoterico), Paris, La Colombe, 1963.
Gnôsis, T. III (ciclo esoterico), Neuchâtel, La Baconnière, 1972.

Obras parcialmente publicadas

L'art de vaincre. Les Stromates. Recueil de notes sur l'enseignement chrétien ésotérique, Centre d'études chrétiennes ésotériques, Genève, 1966 (obra interrumpida por la muerte del autor).

Notas

1- Volúmenes I y II París, La Colombe, 1961 y 1962; volumen III, Neuchâtel, Ed. La Baconnière, 1972.
Los tres volúmenes de Gnosis se subdividieron de acuerdo con un esquema gradual que, si por un lado corresponde a la estructura misma de la enseñanza esotérica, por el otro refleja el sistema adoptado por la instrucción escolástica ordinaria.
El primer libro, Ciclo Exotérico (volumen I de Gnosis) corresponde a la enseñanza elemental y su propósito es proporcionar al discípulo los instrumentos de trabajo.
El segundo libro, Ciclo Mesotérico (volumen II de Gnosis), corresponde a la enseñanza de la escuela media inferior, y tiene por objeto proporcionar al discípulo -que ya ha asimilado a su vez el Ciclo Exotérico- un mínimo de elementos que pueden constituir una base sólida para el desarrollo ulterior de su cultura general esotérica. Con este libro se consigue un diploma de liceo o de madurez que permite acceder a los estudios superiores, estadio que exige una participación activa del estudiante.
El tercer libro, el Ciclo Esotérico propiamente dicho (volumen III de Gnosis), corresponde a los estudios universitarios y, como éstos, es siempre muy especializado. Al igual que la ciencia, el esoterismo comprende diversos sectores, diversas ramificaciones del Conocimiento. vuelve al texto ^

2- Seuil n el texto francés, N. d. T. vuelve al texto ^

3- Introducción a la filosofía esotérica según la tradición de la ortodoxia oriental, Ginebra, 1958-59, página introductoria. vuelve al texto ^

4- Extracto de la revista Synthèses, Bruselas, nov.-dic. 1956, año XI, n. 126-127. vuelve al texto ^

5- II Pedro, III, 10. vuelve al texto ^

6- Edición en lengua rusa, 5 volúmenes en cuarto, publicados bajo la dirección de obispo Teofanio el Eremita del convento de San Pantaleón del Monte Athos. vuelve al texto ^

7- Subrayado en el texto original. vuelve al texto ^

8- Gnosis, vol. I, pág. 14. vuelve al texto ^

9- Juan, III, 3. vuelve al texto ^

10- Éxodo, XXI, 24; Deuteronomio, XIX, 21; Levitico, XXIV, 20. vuelve al texto ^

11- Juan, XIII, 34; ibid., XV, 12; I Juan, III, 11. vuelve al texto ^

12- I Corintios, XI, 11. vuelve al texto ^

13- Ibid., IX, 5. vuelve al texto ^

14- Ibid., XI, 7. vuelve al texto ^

15- II Pedro, III, 13. vuelve al texto ^

 

Gianrico Gualtieri

 

 

Per i tuoi prossimi acquisti di libri EstOvest consiglia Il Giardino dei Libri

 


Articolo inserito in data: venerdì, 2 ottobre, 1999.

Ultima modifica:

Privacy e cookies

Vi preghiamo di disabilitare tutti i blocchi degli annunci e Ad-Block.

Per contatti e-mail: . Questo sito storico è stato adottato e ospitato gratuitamente da operedigitali.com a fini di promozione culturale e di memoria archivistica. Prima di essere pubblicato qui, si trovava "parcheggiato" su Altervista.org.


Il sito è in fase di ristrutturazione radicale (solo dal punto di vista tecnico, non dei contenuti o della grafica!). Chi dovesse sperimentare errori o problemi nella navigazione del sito, è fortemente pregato di segnalarlo a . Grazie!

Gli annunci pubblicitari di questo sito ci permettono di recuperare almeno in parte le spese sostenute per la sua pubblicazione e manutenzione. Ci scusiamo se eventualmente la qualità degli annunci non fosse elevata o pertinente. Siamo in cerca di sponsor di buona qualità.

Visibile con qualunque browser  Pagine realizzate utilizzando i "Cascading Style Sheet" Validato con Bobby


Torna all'inizio di questa pagina Torna all'indice della sezione torna all'indice